viernes, 22 de enero de 2010

Armando Rivero. Dos poemas.


Sin besarte ni escucharte respirar mientras duermes
prefiero no ser un invitado más en tu cocina,
entre las frutas y los paños,
.
mejor me quedaré por los bares, rondándote.


Llueve sobre la palma de mi mano
alrededor también,
pero sólo me preocupa controlar
la lluvia que invade la casa de mis dedos
.
Nada que ver con los científicos ni con Dios,
ésta mi lluvia,
es inteligente, sana, legítima
.
seré su padre.


No hay comentarios:

Publicar un comentario